Mi rostro lo tengo como el de una quinceañera, no quiero ni lavarlo.

×