Mi amor que Dios bendiga esas manitas, amanecí súper, sin un rasguño ni quemadura.
×